Ratifica Raúl compromiso de Cuba con la unidad, la paz y la solidaridad

Domingo, Marzo 5, 2017

Ratifica Raúl compromiso de Cuba con la unidad y la paz

El Presidente Raúl Castro ratificó el compromiso de Cuba con la unidad, la paz y la solidaridad, pilares de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América-Tratado de Comercio de los Pueblos (ALBA-TCP), mecanismo de integración que celebró este domingo en Venezuela su XIV Cumbre, en homenaje al Comandante Hugo Chávez Frías.

Al intervenir en el encuentro de alto nivel, el dignatario de la Isla afirmó que el área vive una etapa crucial en su historia, en la que un retroceso a escala regional tendría un impacto muy negativo para los pueblos.

Fidel (Castro) nos enseñó a recurrir siempre a la Historia, a ser audaces y, a la vez, realistas. Nos enseñó que lo que parece imposible se puede alcanzar, si nos lo proponemos con firmeza y actuamos de manera consecuente, recordó.

Raúl ratificó la apuesta por la voluntad política para abrir mayores oportunidades al comercio, la inversión y la cooperación intrarregional, sin los cuales los avances serían insuficientes.

Remarcó la importancia de la unidad para garantizar el éxito de los procesos revolucionarios, y ejemplificó con el caso de la Venezuela que encontró Hugo Chávez cuando asumió el poder en 1999.

Para emprender las transformaciones, Chávez comprendió que su principal tarea era la construcción de una amplia unidad cívico-militar, que hoy encabeza el Presidente Nicolás Maduro, con el respaldo del pueblo bolivariano y chavista, significó el mandatario cubano.

La construcción de la unidad es la tarea más importante que enfrenta una revolución verdadera (…), y para consolidarla hay que dejar a un lado, con modestia, todo aquello que nos divide y separa, esclareció.

Gracias a la unidad, especificó, la Revolución Bolivariana ha sobrevivido al asedio y al acoso de sus enemigos, a las bajezas de la Organización de Estados Americanos, las irritantes e injustas sanciones de Estados Unidos y las recientes acusaciones contra su vicepresidente ejecutivo, Tareck el Aissami, que solo persiguen desviar la atención de los verdaderos problemas y desacreditar a quienes están ocupados en salvar, desarrollar y defender la patria.

La nueva agenda del Gobierno de EE.UU. amenaza con desatar un proteccionismo comercial, extremo y egoísta, que impactará la competitividad de nuestro comercio exterior, vulnerará acuerdos ambientales para favorecer los ingresos de las transnacionales, perseguirá y deportará a migrantes, generados por la desigual distribución de las riquezas y el crecimiento de la pobreza, derivadas del actual orden mundial impuesto, reflexionó Raúl.

El muro que se pretende levantar en la frontera norte de México, alertó, es una expresión de esa irracionalidad, no solo contra ese hermano país, sino contra toda la región. Expresamos la solidaridad de Cuba con el pueblo y Gobierno mexicano, puntualizó.

La pobreza, las catástrofes, los migrantes no se contienen con muros, sino con cooperación, entendimiento y paz, sentenció.

Reconoció que Venezuela ha realizado un gran aporte a la integración regional, con su generosidad y la solidaridad hacia los pueblos de Latinoamérica y el Caribe, cuando convocó a la integración en Petrocaribe, la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) y la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac).

Pero Venezuela no está sola. Acompañamos su defensa y la posición digna, valiente y constructiva del Presidente Nicolás Maduro, subrayó.

En Venezuela se libra hoy la batalla decisiva por la soberanía, la integración, la emancipación y el desarrollo de Nuestra América, acentuó el Presidente cubano.

Raúl recordó en la cita la vigencia e importancia de la Proclama de América Latina y el Caribe como Zona de Paz, aprobada en 2014 en la Segunda Cumbre de la Celac, celebrada en La Habana.

Señaló que, de acuerdo con ese cardinal documento, nuestros países se comprometieron a no intervenir directa ni indirectamente en los asuntos internos de cualquier otro Estado, respetar la soberanía nacional, la igualdad de derechos y observar la libre determinación de los pueblos, a resolver las diferencias de forma pacífica y a respetar los propósitos y principios consagrados en la Carta de las Naciones Unidas y el Derecho Internacional.

Recordó que esa Proclama insta a respetar plenamente el derecho inalienable de todo Estado a elegir su sistema político, económico, y social y cultural, como condición esencial para asegurar la convivencia pacífica entre las naciones.

Especificó que ese histórico documento llama a todos los Estados miembros de la comunidad internacional a respetar plenamente esa Declaración en sus relaciones con los Estados miembros de la Celac.

Ninguna causa justa de la Patria Grande es ajena. Jamás les fallaremos a los  entrañables hermanos del Caribe, afirmó Raúl, y reiteró la solidaridad con los pueblos de esta región en su legítima lucha por ser compensados por los daños provocados por la esclavitud y la trata de esclavos. Asimismo, manifestó su respaldo a Dilma Rousseff, Luis Inácio Lula da Silva y Cristina Fernández, reconocidos líderes de Nuestra América.

No desistiremos de apoyar (en Ecuador) a Rafael Correa y al candidato presidencial Lenin Moreno; jamás dejaremos solo a Evo (Morales), verdadero líder de Bolivia y de los pueblos originarios; ni a Daniel (Ortega) y al pueblo sandinista de Nicaragua, afirmó Raúl en su intervención, al término de la cual el Presidente anfitrión, Nicolás Maduro, acotó: “Y nosotros seguiremos apoyando a Raúl y a la Revolución Cubana.

Be Sociable, Share!

Leave a Reply