Fidel es un símbolo de la dignidad de nuestros pueblos

Sábado, Noviembre 26, 2016

fidel-castro. Foto: TwitterEs la primera vez que escribo a propósito de un acontecimiento que nunca quise llegara: el deceso de Fidel Castro, el hombre que marcó un giro definitivo en la historia de Cuba desde la segunda mitad del siglo XX, el mejor alumno de otro grande de la centuria decimonónica: José Martí.

Junto a su pueblo, innumerables personalidades de la política, la cultura, el periodismo, la religión, el deporte, la ciencia y de las más diversas esferas, tanto en la Isla como internacionalmente, expresan su pesar por la partida física del líder histórico de la Revolución Cubana, inspirador de las luchas por la emancipación de los desposeídos de la Tierra.

Este 26 de noviembre se cumple exactamente un mes de que se hiciera en la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas la más sucinta y precisa semblanza sobre Fidel, en la voz de Sacha Llorenti, representante permanente del Estado Plurinacional de Bolivia ante el máximo organismo internacional.

Lo hizo, al hablar en nombre del país andino, que nuevamente se sumó a las 191 naciones que condenaron en esa fecha lo que calificó de “bloqueo anacrónico, criminal e ilegal” de los Estados Unidos contra Cuba, un cerco que no ha logrado el objetivo de rendir por hambre y enfermedades al pueblo de la mayor nación antillana. Y no lo ha logrado, entre otras cosas, porque es un pueblo que supo seguir a un líder genuinamente revolucionario.

“Aprovecharé estos pocos minutos para rendir tributo al pueblo cubano y a su Revolución. Estoy convencido de que la mejor manera de hacerlo es rendir homenaje a quien -como decía el escritor argentino Julio Cortázar- es el escultor de la Revolución Cubana: Fidel Castro Ruz”, expresó entonces Llorenti, oriundo de la tierra natal de ese otro ícono revolucionario: el Comandante Ernesto “Che” Guevara.

“Fidel, como lo conocen los pueblos del mundo, acaba de cumplir 90 años. Ha resistido a 11 presidentes estadounidenses y ha vencido. Ha sobrevivido a más de 600 atentados contra su vida, organizados por el imperio. Nunca antes en la historia de la humanidad se habían diseñado tantos planes y dispuesto de tantos recursos para acabar con la vida de un solo hombre”, aseveró el representante boliviano, para ilustrar que más fuerte que la saña imperial ha sido la entereza de un hombre-pueblo.

El diplomático, tal vez sin proponérselo, colocó en el recinto un retrato imaginario del líder revolucionario, cuando subrayó: “Fidel tiene un lugar especial, un lugar privilegiado en los corazones de la historia de la liberación de los pueblos. Ha esculpido la Revolución más solidaria de la historia de la humanidad y nos ha acercado a la utopía de un mundo mejor. Nuestros pueblos son testigos de la maravillosa solidaridad de la Revolución Cubana”.

Llorenti recordó las páginas de solidaridad escritas por el pueblo de Fidel en la lucha por la descolonización e independencia de las naciones del Tercer Mundo, en el combate contra el Apartheid, en África, y en la atención a las víctimas de desastres naturales en distantes rincones del orbe.

“En mi propia región, en América Latina y el Caribe, ya son incontables las vidas salvadas por los médicos cubanos, son incontables las personas que saben leer y escribir, gracias a las maestras y maestros de Cuba”, significó el orador.

“Como dice el Presidente Evo Morales, (los cubanos) comparten lo poco que tienen y lo hacen desinteresadamente. Nunca pidieron a nadie ninguna concesión minera, petrolífera, gasífera o forestal, a cambio de su apoyo y solidaridad”, remarcó, al referirse al sentimiento humanista de la patria de Fidel.

“Desde este mismo lugar -puntualizó-, Fidel no ha solo ha alertado a la humanidad, sino que ha liderado la lucha contra el armamentismo, contra la amenaza nuclear, contra la guerra, contra la deuda externa, contra el saqueo de nuestros recursos naturales, contra un sistema financiero y monetario antidemocrático, contra el cambio climático, contra el hambre, las enfermedades y la desigualdad; en resumen: contra el capitalismo y contra el imperialismo, para la construcción de un nuevo orden internacional”.

El diplomático boliviano dijo que la votación del 26 de octubre último en la Asamblea General de la ONU no había sido solo contra el bloqueo de EE.UU. a Cuba, sino también por la esperanza y la maravillosa posibilidad de hacer, del nuestro, un mundo más justo, empeño para el cual Cuba es el ejemplo a seguir, y Fidel, el símbolo de la dignidad de nuestros pueblos.

Be Sociable, Share!

Tags:

Category: Política

Leave a Reply