En La Habana, un remanso de recreación y conocimiento

Domingo, Julio 17, 2016

Entrada del Jardín Zoológico de La HabanaEn los sofocantes meses de julio y agosto en Cuba, cuando la temperatura máxima ambiental ronda casi a diario los 35 grados Celsius y la percepción de calor es como si hubiera 40 grados, por la alta humedad relativa, 23 hectáreas de bosque tropical regalan al visitante un remanso de sombra, fresco, paz, recreación y conocimiento en plena barriada de Nuevo Vedado, en el municipio de Plaza de la Revolución.

Se trata del Jardín Zoológico de La Habana, primero de su tipo inaugurado oficialmente en Cuba hace casi 80 años, un sitio donde la educación ambiental ofrece frutos maravillosos, como aquel guía de los recorridos diarios de verano, delgado y de estatura mediana, quien parece tener tantos conocimientos como un doctor en Ciencias, pese a contar apenas con 17 años recién cumplidos.

Incluso en sus vacaciones docentes, Juan Daniel Acanda, estudiante que acaba de vencer el onceno grado en el Instituto Preuniversitario Vilma Espín, de Guanabacoa, acude de martes a domingo al recinto, como si fuera un trabajador más.

Se le ve en el rostro cómo disfruta explicarle al público visitante todo lo relacionado con las especies en exposición: nombres científicos y comunes, hábitos alimentarios y reproductivos, vínculos con la historia de este zoo habanero, entre otros aspectos significativos, labor que realiza voluntariamente.

Juan-Daniel-zoo-museo. Foto: Reinaldo SantanaUna de las opciones más instructivas del programa de verano en el zoológico es el recorrido guiado por Juan Daniel. Uno se realiza a partir de las 11:00 (hora local), y el otro desde las 14:00.

Cada trayecto comienza frente a las jaulas de pequeños monos, donde hacen de las suyas los macacos, chimpancés y monos verdes; prosigue por el área de algunos felinos (jaguares, pumas, tigres y leopardos) y llega al foso de los leones y al de los osos.

Abarca también una visita al sitial histórico de los chimpancés que han vivido en el zoológico desde el surgimiento de este recinto en la cuarta década del siglo pasado.

El paseo didáctico finaliza en la pradera, donde se exhiben ejemplares de avestruz cuello rojo, gacelas, antílopes eland del Cabo, cebras y venados, entre otras especies oriundas de África.

¿Cómo te hiciste guía en esta institución? -le pregunté al jovencito, al término de uno de sus recorridos.

“Aquí fui alumno de Ernesto Guevara Ibáñez, especialista principal de Educación Ambiental; participé en los talleres de verano que se imparten en el zoológico y en varias jornadas científicas auspiciadas por la institución, la cual tiene un fuerte vínculo con las escuelas.”

Pero se supone que vacacionaras, después del intenso curso escolar. ¿No te sientes cansado?

“Cuando se disfruta lo que se hace, no hay agotamiento, realmente. Tampoco se han cansado quienes me han aportado sus conocimientos, como Ernesto y los demás especialistas en Educación Ambiental de este zoológico: los biólogos y cuidadores me han enseñado todo lo que sé. Con Jorge Carvajal aprendí sobre los felinos y las siete subespecies de tigre; con la bióloga Coralia León, el mundo de los reptiles y las especies de serpiente que existen en Cuba; con Raúl Campos, la historia de este parque y los logros en los distintos programas de reproducción en cautiverio. Miguel Rodríguez y Marta Llanes me adentraron en el apasionante mundo de los chimpancés.

“Cada uno me ha marcado con sus saberes específicos, y todos tienen algo que me hace sentir en familia: el amor incondicional por los animales. De todos aprendo siempre algo nuevo. ¿Qué más voy a querer, si aquí lo tengo todo?”

¿Hay otros participantes de los talleres de verano que se han incorporado como guías a los recorridos?

Marcos Antonio muestra el húmero de un hipopótamo que vivió en el parque. Foto: Reinaldo Santana

Marcos Antonio muestra el húmero de un hipopótamo que vivió en el parque.

“En estos días me acompaña Marcos Antonio Martínez, estudiante que acaba de culminar el octavo grado de la escuela secundaria básica Manuel Ascunce, de Luyanó, en el municipio de Diez de Octubre, a quien le interesan mucho las ciencias veterinarias. Tengo la certeza de que llegará a ser un buen guía.”

¿Mascotas en casa?

“Tengo un perro, un gato y una decena de peces de diferentes especies. En un tiempo crié aves, pero las soltaba cuando estaban listas para el vuelo, pues no me gustaba verlas enjauladas.”

¿De dónde te viene tanta avidez por el conocimiento?

“Mi familia, que me ha apoyado en todos mis proyectos, incluidos los ecológicos, me dice que siempre fui demasiado curioso por conocer las interioridades de las cosas. Recuerdo que, de pequeño, me compraron un carrito manejable por control remoto, el cual apenas duró entero una semana: lo desarmé para ver cómo era por dentro. Siempre me ha gustado saber el porqué de los fenómenos, por eso visito los acuarios, los zoológicos, los museos. Uno de mis mayores sueños es estudiar Licenciatura en Biología.”

Basta con escucharlo unos segundos, para apreciar su entusiasmo por el conocimiento. Locuaz, seguro y comunicativo, a la vez que sencillo y cordial, no gusta de repetir lo mismo en cada periplo, que enriquece intercambiando con el público. “¿Alguna pregunta?”, inquiere varias veces a los visitantes, antes de concluir el paso por cada área.

Juan Daniel va estar enrolado próximamente en una aventura faunística al extremo occidental cubano, con especialistas de la Universidad de La Habana. Tal vez de esa experiencia se deriven interesantes historias para ser contadas bajo la acogedora sombra del primer jardín zoológico fundado en Cuba.

Juan Daniel en el inicio de un recorrido, frente a las jaulas de pequeños monos. Foto: Reinaldo Santana

Juan Daniel en el inicio del recorrido, frente a las jaulas de pequeños monos.

 

familia suiza en el zoológico habanero. Foto: Reinaldo Santana

El traductor explica a una familia suiza pormenores del programa veraniego en el zoológico.

 

El recorrido concluye en la pradera. Foto: Reinaldo Santana.

La pradera, última etapa del recorrido guiado, el cual se realiza sin cobro adicional al visitante.

Be Sociable, Share!

Leave a Reply