Con hidalguía, la Revolución Bolivariana se hará más fuerte

Lunes, Diciembre 7, 2015

Revolución BolivarianaLos resultados de las elecciones parlamentarias han sido adversos, en términos absolutos, para el Gran Polo Patriótico de Venezuela, lo que el chavismo y sus aliados reconocieron inmediatamente, con hidalguía y espíritu democrático, en la voz y el sentir del Presidente Nicolás Maduro.

Con la dignidad de quien siempre ha jugado limpio, con el espíritu de renovación que le es intrínseco, la Revolución Bolivariana no tiene nada de qué avergonzarse. Todo lo contrario: ha dado una muestra más de entereza moral, de apego a la paz, a la Constitución, a la legalidad.

La guerra mediática interna e internacional contra el bolivarianismo, quiso poner en duda que en Venezuela pudieran realizarse estas elecciones, que en todo caso -se dijo- estarían signadas por la violencia social, el abstencionismo y el fraude oficial.

Sin embargo, el mundo entero pudo apreciar una de las más límpidas jornadas comiciales en país alguno, caracterizadas por la tranquilidad, la paz, la masiva concurrencia a las urnas y una transparencia total, avalada por innumerables auditorías y constatada por organismos y observadores nacionales e internacionales.

Particularmente, no creo que el resultado de estos comicios signifique en modo alguno la derrota del chavismo en Venezuela. En realidad -y no es un secreto para nadie-, ganó la desgastante, larga y permanente guerra económica y mediática de la oposición interna y externa, que tiene sus fábricas de “misiles ideológicos” en varias exmetrópolis, las cuales se encargan de mover los hilos necesarios para proteger al gran capital.

¿Qué esencia democrática puede tener una fuerza política -como la integrada en la opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD)-, cuando apuesta a una guerra económica para lograr el voto contrario al Gobierno? ¿Qué ética puede caracterizar a esa fuerza política, cuando deja en claro que, si no gana las elecciones en las urnas, saldría a las calles a incendiar el país?

No es ético ni mucho menos democrático que la derecha, dueña de muchas de las empresas productoras de recursos de primera necesidad, apueste por desabastecer los mercados, encarecer los precios y atacar la moneda, mientras sus padrinos de afuera se encargan de golpear los ingresos por concepto de exportación del principal renglón económico venezolano, el petróleo, fuente de financiamiento para gran cantidad de proyectos sociales que benefician a millones de personas.

Esa situación, mantenida durante años, conjugada con el soborno, la violencia, los incómodos cortes de electricidad y una feroz arremetida mediática, conformó la receta perfecta que creó tanta inseguridad social y erosionó la capacidad reflexiva de muchos venezolanos, que dieron sus votos a la MUD o se ausentaron de las urnas.

En medio de tanto juego sucio de la derecha, fue verdaderamente heroico el trabajo desplegado por las fuerzas bolivarianas, por las que votó el 42 por ciento del electorado. Ellas realizaron un arduo trabajo en las bases, escribiendo una página gloriosa de lealtad, esperanza y fe en los ideales de Bolívar y Chávez.

A ellas dedicó palabras de elogio y gratitud el Presidente Nicolás Maduro, quien las llamó a ir de menos a más, despertando conciencias, con una labor de calidad, que vaya hasta el detalle, para renovar las fuerzas, erguirse con nuevos bríos, fortalecer el proyecto bolivariano y hacerlo más revolucionario.

Se ha perdido una batalla, es verdad; pero, recordando a los hermanos angoleños: ¡La lucha continúa! ¡La victoria es cierta!

Be Sociable, Share!

Leave a Reply