Un verano más cerca de la pintura latinoamericana

Jueves, Mayo 14, 2015

Museo Casa Oswaldo Guayasamín en La Habana Vieja, CubaLa Casa-Museo Oswaldo Guayasamín, símbolo de la solidaridad latinoamericana y caribeña, precisa detalles de sus actividades para los meses de julio y agosto, cuando la familia acompaña a sus hijos en las vacaciones escolares.

El recinto expositivo, dedicado al excelso creador ecuatoriano (1919-1999), uno de los mayores exponentes del expresionismo indigenista, se insertará en la Ruta por la Pintura Latinoamericana, perteneciente al programa de Rutas y Andares, auspiciado por la Oficina del Historiador de La Habana.

A partir de julio, el inmueble exhibirá un alto porcentaje de su colección, en todas sus áreas posibles (pasillos, corredores, salas expositivas y galerías), incluida la infantil, anunció Aliana Martínez, directora de la institución, ubicada en la calle Obra Pía, No. 111, entre Oficios y Mercaderes, en La Habana Vieja.

Siempre que las obras queden bien protegidas, estarán íntegramente a la vista del público; una parte permanecerá almacenada, por un problema de capacidad, especificó.

Ahora se expone el 60 por ciento de la colección del museo, el cual recibe visitantes de todos los continentes, en particular de países de Europa y América Latina, interesados en adentrarse en la obra humanista del llamado Pintor de Iberoamérica.

Unos ya conocen sus piezas más emblemáticas, otros se acercan por primera vez a sus lienzos; varios regresan a este museo inaugurado el 8 de enero de 1993 por el empeño conjunto del propio Guayasamín y la Oficina del Historiador de La Habana, significó la directiva.

Para agosto, la Casa-Museo prepara un nuevo taller de artes plásticas, el cual se impartirá los tres primeros sábados de ese mes y devendrá puro divertimento para la creación artística de niños de 5 a 12 años de edad.

En estos momentos, el público puede apreciar 19 obras, provenientes de esos talleres, las cuales se exhiben en la planta alta del inmueble, erigido en la primera mitad del siglo XVIII y que otrora albergó pinturas murales, tesoros de la arquitectura colonial cubana, halladas durante el proceso de restauración de la casona.

La Casa-Museo conserva objetos personales de Guayasamín y obras originales donadas a Cuba, además de piezas del arte popular latinoamericano y objetos que datan del siglo XIX, valioso muestrario de un arte que, cual Guayasamí, no apuesta por fronteras ni razas, sino por la humanidad.

Be Sociable, Share!

Leave a Reply