Mi pueblo desfiló por conquistas, no por reivindicaciones

Viernes, Mayo 1, 2015

Primero de Mayo en Cuba, por un socialismo próspero y sostenibleNada pudo opacar el brillo de la marcha por el Primero de Mayo: ni el sueño profundo del Sol, ni la pertinaz lluvia que acompañó el desfile en la Plaza de la Revolución José Martí, de La Habana, presidido por los máximos dignatarios de Cuba y Venezuela, Raúl Castro y Nicolás Maduro, y los Cinco Héroes que cumplieron condenas carcelarias en Estados Unidos por alertar a la Isla sobre actos terroristas planeados en ese norteño país.

Ellos y más de dos mil amigos, de más de 70 países, y una representación de 205 organizaciones sindicales y de movimientos sociales aportaron calor y colorido a este día primaveral, aunque los protagonistas de la gran fiesta del proletariado mundial fueron, sin duda, los cientos de miles de cubanos que marcharon unidos, en cuadro apretado, cual la plata en las raíces de los Andes, como lo anheló el Apóstol de la independencia de Cuba.

Este Primero de Mayo, mi pueblo desfiló, en La Habana y el resto de las plazas y calles del archipiélago, para celebrar conquistas, no por reivindicaciones.

En los bloques iniciales avanzaron trabajadores del Sindicato Nacional de la Salud y de la Educación, encabezados por colaboradores que enfrentaron la epidemia causada por el virus del Ébola en África Occidental o llevaron la luz de la enseñanza a otras tierras, con el método de alfabetización “Yo, sí puedo”, porque Cuba anda como hermana por el mundo, aunque lo intenten ocultar las trasnacionales de la desinformación.

Las grandes cadenas televisivas de occidente debieran trasmitir, sin ediciones manipuladas, el desfile de mi pueblo y la alegría en el rostro de niños, adolescentes, estudiantes, deportistas, artistas, combatientes, amas de casa, jubilados y trabajadores del sector estatal y no estatal, cantando, bailando, agitando banderas de colores y coreando consignas patrióticas.

Raúl y Maduro en el acto por el Primero de Mayo en La Habana

Raúl y Maduro en el acto por el Primero de Mayo en La Habana

También debieran televisar las miles de pancartas que reflejaron las principales convicciones del pueblo: “Unidos en la construcción del Socialismo”, “Amo a esta Isla”, “Hugo Chávez, el mejor amigo de Cuba”, “Maduro, primer Presidente obrero de Venezuela” y las emblemáticas frases del Comandante en Jefe Fidel Castro “Revolución es sentido del momento histórico” y del Comandante de la Revolución Juan Almeida “Aquí no se rinde nadie”, que expresan el sentir de millones.

Porque este Primero de Mayo mi pueblo desfiló orgulloso de sus éxitos. Son tantos que no cabrían en estas líneas, por eso cito algunos de los más significativos: cobertura universal de salud, fundamentada en la estrategia de la atención primaria; 4,2 de tasa de mortalidad infantil en menores de un año (era de casi 60 antes de triunfar la Revolución Cubana); supervivencia hasta 5 años de edad del 99,4 % y un programa de inmunización que cubre 13 enfermedades, con 11 vacunas, ocho de estas de producción nacional.

La formación de recursos humanos garantizada desde el propio Sistema Nacional de Salud y que cuenta con 13 universidades, dos facultades independientes, la Escuela Nacional de Salud Pública y la Latinoamericana de Medicina (ELAM), se ha extendido también para el mundo, en lo que constituye uno de los programas más humanos y solidarios.

Fe de ello lo confirma el egreso de 39 mil médicos de 121 países, incluidos más de 24 mil 400 pertenecen a 10 graduaciones de la ELAM, como aporte a otros pueblos.

Que mi pueblo desfila por conquistas, no por reivindicaciones, es una realidad que, seguramente, intentarán silenciar de nuevo los grandes medios imperiales de comunicación y las burguesías que les sirven de satélites. No importa, la verdad de Cuba puede más que esos ejércitos de desinformadores.

Be Sociable, Share!

Leave a Reply