El valor supremo del esfuerzo propio

Viernes, Diciembre 26, 2014

Cuba y Los cincoDe muy buenas noticias para los cubanos estuvo marcado el 2014, y el nuevo año se perfila con mejor cara, sobre todo si confiamos al esfuerzo propio el desarrollo y bienestar de la nación.

El ansiado retorno de los Héroes antiterroristas -que sufrieron injustas penas carcelarias en Estados Unidos- y la noticia del restablecimiento de nexos diplomáticos entre ese país y Cuba, pusieron un sello particular de alegría en la Isla y allende los mares.

No menos significativo resultó el anuncio realizado por el Presidente norteamericano Barack Obama de -basado en facultades ejecutivas- relajar la aplicación del bloqueo económico, comercial y financiero impuesto durante más de medio siglo, cerco que consideró fracasado.

El 28 de enero, cuando celebramos el aniversario 151 del natalicio del Héroe Nacional José Martí, y en la jornada siguiente, La Habana acogió la II Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), foro en el cual se rompió el récord de asistencia de dignatarios a ese tipo de citas encaminadas a fortalecer la concertación política, la unidad más estrecha y la cooperación en todos los ámbitos entre nuestros pueblos.

La capital de la Isla acogió en otra fecha significativa (20 de octubre, Día de la Cultura Cubana) la Cumbre Extraordinaria de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América-Tratado de Comercio de los Pueblos (ALBA-TCP) sobre el Ébola, que reunió a los mandatarios de sus nueve países miembros.

En el mes del cierre del año, La Habana fue sede de la V Cumbre Caricom-Cuba, que celebró el aniversario 42 del momento en que Barbados, Guyana, Jamaica y Trinidad y Tobago tuvieron el gesto valiente y digno de establecer relaciones diplomáticas con la Isla mayor de las Antillas, en franco desafío a torcidos anhelos imperiales.

También se desarrolló en esta capital en diciembre -con tanto éxito como las citas anteriormente mencionadas- la Cumbre por el décimo aniversario del ALBA-TCP, mecanismo integracionista concebido por los Presidentes Hugo Chávez Frías, de Venezuela, y Fidel Castro Ruz, de Cuba.

Esa reunión aconteció una semana después de conocerse la noticia de que La Habana había sido seleccionada entre las siete Ciudades Maravilla del mundo moderno, reconocimiento internacional a una urbe que se renueva con el esfuerzo de su pueblo y autoridades, y ese toque de tesón y sabiduría que le ha estampado Eusebio Leal, director de la Oficina del Historiador.

Se trata de una distinción que, más que todo, es acicate para querer más a la urbe, cuidarla, velar por su limpieza, embellecimiento y conservación, y poner en cada minuto el empeño mayor por la felicidad y armonía de sus habitantes.

En 2014, los cubanos también fuimos protagonistas de avances económicos, encabezados por el discreto aumento del Producto Interno Bruto, como parte de un proceso que prevé para 2015 un nivel superior y revertir las moderadas tasas de crecimiento y la tendencia a la desaceleración de la economía.

Indiscutiblemente, se trata de buenas señales, que serán mejores en la medida en que aprovechemos al máximo posible las reservas de productividad y eficiencia con que contamos, prioricemos el ahorro de recursos y de portadores energéticos, sigamos impulsando las exportaciones y disminuyendo las importaciones.

Como ha reiterado la máxima dirección del país, solo el trabajo creador -fuente perdurable de riquezas- permitirá avanzar sostenidamente en el camino hacia el incremento de los ingresos de las familias. Los aumentos de salarios y otros beneficios resultarán, esencialmente, del valor supremo del esfuerzo de los cubanos.

Be Sociable, Share!

Category: Política

Leave a Reply