En La Habana, diálogo intercultural Cuba-México

Sábado, Noviembre 29, 2014

En La Habana, exposición de cerámicas mexicanasUna singular muestra de los antiquísimos nexos culturales de Cuba y México, distingue la recta final del año en la Casa del Benemérito de las Américas Benito Juárez, confortable inmueble de finales del siglo XVIII, situado en la zona colonial de la capital de la Isla.

Se trata de la exposición “Cerámicas arqueológicas mexicanas en La Habana”, que contiene 47 piezas o fragmentos, hallados en excavaciones realizadas en el proceso de restauración de emblemáticas edificaciones del centro histórico de la ciudad.

En la muestra, se puede apreciar una selección de vasijas del tipo México Pintado de Rojo (1550-1570), que sobresalen por las diferentes formas: cazuelas, cuencos, tazas, cántaros, jarras y un frutero, con la superficie bruñida.

Aunque no se descarta la elaboración de estos objetos en el resto Hispanoamérica o España, este tipo de cerámica fue heredera de la alta tradición alfarera de los pueblos autóctonos que habitaron las tierras del actual México y se continuó produciendo en la etapa colonial. La presencia de estas vasijas es abundante en los contextos arqueológicos habaneros.

La exposición posee gran diversidad de cerámicas mayólicas, con predominio de tazas, platos, cuencos y botes de Puebla de los Ángeles, como los Abó Policromo (1650-1750), Puebla Policromo (1650-1725), Puebla Azul sobre Blanco (1675-1850), San Agustín Azul sobre blanco (1700-1750), Huejotzingo Azul sobre Blanco (1700-1850) y San Elizario Policromo (1750-1850), entre otras.

Además, se suman las confeccionadas en la Ciudad de México, como las del tipo Fig Springs Policromo (1540-1650), Ciudad de México Blanco (1540-1650) y San Luis Policromo (1650-1750).

Todas presentan gran colorido y variedad de diseños decorativos en los que prevalecen elementos zoomorfos y fitomorfos, que recuerdan los diseños de las mayólicas sevillanas y de Talavera de La Reina, y los de las porcelanas asiáticas, con la impronta y originalidad de los gremios mexicanos.

Estas excelentes vajillas, utilizadas a diario por las clases ricas y las menos pudientes, llegaron abundantemente a Cuba y formaron parte de las vasijas y decoraciones de casas, grandes palacios, iglesias y conventos habaneros, desde la segunda mitad del siglo XVII hasta el último cuarto del XVIII.

Piezas halladas durante excavaciones arqueológicas en La HabanaLa colección expuesta proviene de los trabajos arqueológicos realizados por la Oficina del Historiador de la Ciudad de La Habana en el Palacio de los Capitanes Generales, la Iglesia y Convento de San Francisco de Asís, el Convento de Santa Teresa de Jesús y de San Agustín, el Palacio de los Marqueses de Casa Calderón y la Muralla de Mar, entre otros importantes sitios capitalinos.

La exposición está dedicada a los arqueólogos Alfonso Caso Andrade (1896-1970), de México, y Manuel Rivero de la Calle (1926-2001), de Cuba.

El primero hizo importantes contribuciones al conocimiento de las culturas mesoamericanas precolombinas, descubrió la Tumba número siete de la acrópolis zapoteca de Monte Albán, en Oaxaca, el más rico tesoro hallado en territorio mexicano en lo que a objetos de oro se refiere, y descifró la escritura mixteca contenida en los pocos códices precolombinos de esa cultura que sobrevivieron a la destrucción, tras la conquista.

Rivero de la Calle dejó una huella profunda en las aulas de la Universidad de La Habana, donde confeccionó los programas de varias asignaturas. De obligada consulta son sus investigaciones sobre osteología de las poblaciones aborigen y contemporánea de Cuba.

Realizó aportes muy significativos al conocimiento de las características antropológicas de la población infantil y adulta cubana, especial mención merece su dedicación al estudio de los descendientes de la población indígena de Cuba que residen en Guantánamo. También llevó a cabo el estudio e identificación de los restos de personalidades cubanas, como Esteban Salas, Vicente y Braulio García y Manuel García Ponce, e hizo apreciables contribuciones a la Antropología forense.

Be Sociable, Share!

Leave a Reply