Habanera mantiene a Cuba en élite mundial de traducción

Martes, Agosto 5, 2014

Cubana Julia Calzadilla gana premio de Internacional de TraductoresLa traducción de textos es una labor ardua, paciente y compleja, que requiere, además de dominio exacto del lenguaje, maestría para verter pensamientos ajenos de un idioma a otro, transmitir el mensaje y, sobre todo, el espíritu, la atmósfera que rodea a una obra. En este difícil trabajo la habanera Julia Lydia Calzadilla Núñez es una experta de altos quilates.

Julia, poetisa y narradora, acaba de alzarse con uno de los premios más importantes de la Federación Internacional de Traductores (FIT), que cada año entrega el lauro en honor a la escritora sueca Astrid Anna Emilia Ericsson (1907-2002), conocida literariamente como Astrid Lindgren, autora de la serie literaria Pippa Medias Largas.

El reconocimiento distingue -en la rama de la literatura infantil y juvenil- la vasta obra de esta capitalina, agasajada en el ámbito del XX Congreso Mundial de la FIT, con sede en la Universidad Libre de Berlín, en Alemania, reseña el portal informativo digital La Ventana, de la Casa de las Américas.

Esta habanera, dedicada a escribir y traducir libros para niños y jóvenes de Cuba y del mundo, es licenciada en Historia del Arte, de la Facultad de Artes y Letras, de la Universidad de La Habana, y se ha especializado en traducción documental y literaria, intérprete simultánea al español del inglés, francés, italiano y portugués en numerosos eventos nacionales e internacionales.

Investigadora y profesora, ella es fundadora del Equipo de Servicios de Traductores e Intérpretes (ESTI) y miembro de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC), de la Asociación Cubana de Traductores e Intérpretes y de la International Association of Egyptologists (IAE, Gran Bretaña).

Entre sus numerosos premios y reconocimientos sobresalen las distinciones Por la Cultura Nacional (1996) y Gitana Tropical (2002) -otorgada por la Dirección Provincial de Cultura de La Habana-, además del Premio Magistral La Rosa Blanca, concedido por la Sección de Literatura para Niños y Jóvenes de la Asociación de Escritores de la UNEAC, en el ámbito de la XIII Feria del Libro de La Habana (2004).

Be Sociable, Share!

Comments (2)

 

  1. avatar Blanca dice:

    Me ha encantado el artículo, muchas gracias.
    Yo soy traductora, y pese a que mi especialidad no es la traducción literaria, estuve trabajando varios años en esta agencia de traducción en Madrid y si que se realizaban traducciones literarias. Era un trabajo en muchas ocasiones muy, muy compleja, pero a la vez muy satisfactoria al ver el resultado.
    Una vez más muchas gracias por este maravilloso artículo 🙂

  2. Un post realmente interesante. Todos mis respetos y mi admiración para Julia Lydia.
    Yo también soy traductor, y durante años he traducido literatura infantil también. A ojos de las personas que no son de este gremio, la traducción de la literatura infantil puede parecer más sencilla que el resto, pero doy fe que no es así. Tiene una características concretas que dificultan la traducción de cuentos, historias o microrelatos.
    Escribo sobre estos temas de traducción en mi blog para
    traductores profesionales, espero que os agrade.
    Saludo y felicitaciones.

Leave a Reply