Cuba sigue en la cima de la IV Serie Mundial de Boxeo

Domingo, Enero 12, 2014

Boxeo cubano por mantener paso ascendente en Serie Mundial

El equipo Domadores de Cuba derrotó apretadamente este sábado (3-2) a la franquicia local de Azerbaiján en la Serie Mundial de Boxeo, para retener el liderazgo de la Isla, en el grupo B de la IV edición de la cita.

Al vencer a Danis Latypov, correspondió al supercompleto Erislandy Savón (campeón mundial juvenil Guadalajara 2008) inclinar definitivamente la balanza a favor de la nave antillana. El aventajado sobrino del tricampeón olímpico Félix Savón, hizo gala de precisión en el golpeo e impidió que le enredara el pleito el azerí, un oponente que jamás encontró defensa contra los golpes rectos.

En definitiva, la de Cuba fue una victoria vaticinada por los especialistas -aunque no con el balance esperado-, en cartelera que corroboró la buena forma deportiva de los cubanos, si bien no exhibieron todo su arsenal técnico para neutralizar los constantes agarres y forcejeos de los contrarios.

Aun cuando no escalaron el ring las primeras figuras del Bakú Fires de Azerbaiján, los Domadores tuvieron el mérito de imponerse en patio ajeno a púgiles de esa exrepública soviética, de gran preparación física y habilidades para complicar las peleas, al entrar constantemente con la cabeza, agarrar y empujar.

De ese estilo -de poco agrado entre la afición latina- supieron librarse en este cartel el minimosca Yosbany Veitía (bronce mundial en Kazajstán 2013) y el pluma monarca olímpico Robeisy Ramírez, quienes vencieron 3-0 a Khamza Nametov y Magomed Gurbanov, respectivamente.

Las derrotas de la armada caribeña las sufrieron Yasnier Toledo (64 kg), doble subcampeón del orbe y bronce olímpico en Londres 2012, y el titular panamericano Ramón Luis (75), invictos en sus presentaciones anteriores en la Serie Mundial.

Muchas insatisfacciones dejó la actuación de Toledo ante Gaybatulla Gadzhialiyev: al antillano se le vio pasivo y fallando muchos golpes, frente a un púgil que no ha escalado nunca un podio olímpico ni mundial y que, sin embargo, llevó todo el tiempo la iniciativa.

Este fracaso estuvo fuera de todo pronóstico, pues los especialistas vaticinaban al menos un 4-1 favorable a los Domadores, ante la real posibilidad de que Khaybula Musalov (el azerí de más historia en estas lides, ahora con 9 triunfos y solo 3 reveses) venciera a Ramón Luis, como finalmente sucedió.

Cuba exhibe 21 victorias y 4 derrotas, el mejor balance de los involucrados en esta cita mundialista, palmarés que debe de ampliarse el próximo viernes, 17 de enero, cuando enfrente en la segunda vuelta a los Guerreros de México, y el 31 del propio mes a los Húsares de Polonia, choques que tendrán por sede al Coliseo de la Ciudad Deportiva, de La Habana.

En esas carteleras, la Isla pudiera reeditar sus barridas ante los dos equipos más débiles del grupo B. Sin embargo, los muy probables triunfos sobre mexicanos y polacos no debieran conducir al exceso de confianza de los Domadores, pues la mayor parte de los compromisos por venir serán cada vez más exigentes.

Los cubanos, debutantes en este tipo de torneo, aparecen en una llave difícil, integrada, además, por las fuertes franquicias Astana Arlans Kazakhstan (campeona de la edición anterior), y Rusia.

El tope de este sábado entre cubanos y azeríes bajó las cortinas de la vuelta inicial del torneo, que disputan 16 equipos, divididos en dos grupos.

En sentido general, los caribeños han resumido en sus actuaciones los méritos indiscutibles de la multilaureada escuela cubana de boxeo, que combina preparación física y técnico-táctica, precisión en el golpeo, velocidad de desplazamientos, esquiva y elegancia sobre el ring.

Si a todo ello, añadieran mayores dosis de defensa y de habilidad para saber zafarse de enredados estilos europeos de pelea, los Domadores de Cuba pudiesen patentar en la Serie una poción sin antídoto posible.

Be Sociable, Share!

Leave a Reply