Latinoamérica sonríe: Maduro Presidente

Lunes, Abril 15, 2013

Nicolás Maduro acaba de ganar, en buena lid, la presidencia de Venezuela. Solo pueden sostener lo contrario quienes desconozcan a priori la realidad de Venezuela y el andamiaje mediático interno y externo que trató de impedirlo hasta el último segundo.

Según datos preliminares, con tendencia irreversible y una vez escrutado el 99,2 % de sufragios, el candidato del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) obtuvo siete millones 505 mil 338 votos (50,66 por ciento del total), 355 mil más que el representante de la mal llamada Mesa de la Unidad (MUD), Henrique Capriles, quien totalizó 49,07 %.

Vistos fríamente los números, pudiera parecer pequeña la diferencia. Sin embargo, un grupo de factores concretos remarcan el significado histórico del triunfo de Maduro, en una jornada que contó con casi el 80 por ciento de participación del electorado.

Recordemos que la derecha intensificó hasta la enésima potencia su campaña mediática de 14 años contra el chavismo. Los mayoritarios medios de prensa de la burguesía dedicaron alrededor del 80 por ciento de su propaganda electoral a ensalzar la figura de Capriles, en detrimento del candidato socialista.

La radio, la prensa escrita y la televisión de la derecha “se la gastaron toda” para demonizar a Maduro y al Gobierno Bolivariano, culpándolos de muchos problemas provocados o incitados por la propia derecha, como los constantes sabotajes al servicio eléctrico, el desabastecimiento alimentario (en una economía privada en alrededor del 70 por ciento) y la violencia, esta última “condimentada” con reclutamiento de mercenarios de El Salvador o paramilitares de Colombia.

¡Ni qué decir de la legión de tuitermercenarios al servicio del caprilismo, difusores de contenidos tergiversados! Incluso, en su desespero, hackearon las cuentas en Twitter de Maduro y otros dirigentes del PSUV, desde donde emitieron mensajes falsos, para confundir y tratar de revertir, en el último momento, la tendencia que presagiaba la derrota del candidato de la MUD.

Pensemos lo difícil que resulta hacer campaña electoral prochavismo, dirigida a familias acosadas material y espiritualmente por semejante “cruzada” de la derecha, que culpaba -cada día, cada minuto, cada segundo- al Gobierno por los apagones, los desabastecimientos, la violencia y otras situaciones que ella misma generaba.

Apenas unas semanas antes de las elecciones, Capriles modificó su discurso, al intentar “teñirlo de rojo”. Usurpó el nombre de Simón Bolívar para su comando de campaña, después de haber ultrajado la memoria del Libertador durante el golpe de Estado de 2002. También prometió a los electores mantener las Misiones Sociales, a pesar de haber sido siempre un crítico acérrimo de estas y haber expulsado del estado de Miranda -como gobernador- a los funcionarios de esos planes gubernamentales de gran aceptación popular.

¡Hasta llegó a “abrirles los brazos” a los médicos de Cuba que colaboran en Venezuela, los mismos por quienes siempre destiló odio visceral! Al inicio de la campaña, expresó que, si llegaba a Miraflores, entre las primeras acciones de su Gobierno estaría la expulsión del personal de salud de la Isla. ¿Amnesia o cinismo?

Aún así, no pudo engañar a la mayoría el pueblo en la patria de Bolívar, y otros muchos se desengañarán por el camino.

No es mínima la victoria de Maduro por aventajar a Capriles en 355 mil votos, y no en millones, como muchos deseaban. El candidato de la MUD ganó la gubernatura del estado de Miranda por 40 mil votos, casi nueve veces menos.

La diferencia del ganador este 14 de abril, superior a 1,5 puntos porcentuales, es mayor a la lograda por George W. Bush en su primera disputa por acceder a la Casa Blanca. Sépase que en Europa, es habitual que se llegue a la presidencia con hasta medio punto. Tampoco olvidemos que el chavismo ganó recientemente la gubernatura en 20 de los 23 estados de Venezuela y salió airoso en 17 de 18 elecciones efectuadas en los últimos 14 años.

Con la victoria de este domingo, la Revolución Bolivariana demostró madurez, una vez más, al vencer en medio de tanta adversidad.

Es el triunfo prometido a Chávez, antes de que el Comandante Presidente pasara, definitivamente, a la inmortalidad.

Be Sociable, Share!

Category: Sin categoría

Leave a Reply