Strike 3: discrepancia

Jueves, Enero 17, 2013

Si le digo que no me convence el equipo que acaban de anunciar de cara al Clásico, usted optará casi seguramente por encogerse de hombros y susurrar un “y a mí, ¿qué?”. Pero tengo el incómodo hábito de ejercer mi derecho a la opinión, y la esperanza de que usted no apelará a su posibilidad de veto.Es mi deber, y mi trabajo. No me interesa -nunca me ha interesado- doctorarme en el tracataneo tropical que por ahí cultivan con esmero. Por eso, como mismo he expresado en estas páginas mi vieja simpatía por Víctor Mesa y mi respeto incondicional por Jorge Fuentes, esta vez debo decir que no concuerdo.

Difiero, sí, difiero pese a que varias de las nuevas inclusiones las había sugerido anteriormente esta sección. Hace unos días escribí aquí sobre Eriel Sánchez, y también sobre Andy Ibáñez, Wilber Pérez y Raicel Iglesias. Peloteros que viven campañas formidables, y que califiqué como “intrusos en el horizonte” del equipo nacional. E incluso adelanté la convocatoria de Yulieski González, dada su condición de pitcher de la mano equivocada, experimentado y con comando en sus envíos.

Sin embargo, no comparto varias cosas. Digamos, la eliminación de Ariel Pestano, que es el mejor enmascarado del país aunque padezca el padecimiento que padezca. O la renuncia a un torpedero natural suplente, a favor de un primera base de reemplazo que, para sorpresa de tirios y troyanos, no es Malleta, ni Samón, ni Joan Carlos.

Tampoco estoy de acuerdo con el llamado de Yadiel Hernández. En el outfield, por encima de este buen jardinero de Matanzas, ahora mismo existían alternativas superiores y diversas. Por ejemplo, un slugger -Yasmani Tomás-, un zurdo de contacto y en gran forma -Ariel Sánchez-, o un primer bate acostumbrado a la batalla como Giorvis Duvergel.

Por último, el pitcheo me deja un sabor acre con la ausencia de Yadier Pedroso, que hace muy poco encabezaba con derecho sobrado el staff y resulta que hoy no cabe en un grupo de trece lanzadores. Yadier, es cierto, ha lucido muy mal luego de su reaparición, pero un monticulista de su categoría siempre es necesario, y todavía restaba tiempo suficiente para que recuperara el buen camino antes del Clásico. Como, aseguran muchos, lo hará Rusney Castillo.

Al final, el elenco deja bastante espacio para la discrepancia. Y no precisamente porque uno sea poco propenso a las reformas, que me gustan las más de las veces. Pero para un evento de este tipo, ya lo he dicho, me parecen más adecuadas las apuestas cautelosas. (Michel Contreras. Cubadebate)

Be Sociable, Share!

Category: Sin categoría

Leave a Reply