Nuevos modelos de gestión económica, por más socialismo

Sábado, Diciembre 29, 2012

Los nuevos modelos de gestión que Cuba se da a sí misma -porque lo quiere y necesita- constituyen una contribución a la sostenibilidad de la economía nacional, como base para la preservación y desarrollo del proyecto socialista del país y en plena consonancia con los Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución.

A su aplicación se debe una parte -creciente en lo sucesivo- del incremento del Producto Interno Bruto, que este año fue de 3,1 por ciento y se estima en 3,7 para el próximo, números discretos aún, pero indiscutiblemente significativos para una nación bloqueada por el imperio yanqui y en medio de una crisis global que consume su quinto año sin vislumbrarse su fin.

Ya suman casi 400 mil los cubanos que se desempeñan en disímiles modalidades de trabajo por cuenta propia, alternativa de empleo que se flexibiliza y amplía sus horizontes, con un número ascendente de actividades.

En un proceso realizado con bastante agilidad, pero sin apresuramientos, se han introducido formas no estatales de gestión en el comercio, en lo fundamental en los servicios gastronómicos, personales y técnicos de uso doméstico, lo que ha beneficiado en gran medida a ciudadanos sin vínculo laboral, además de a jubilados o asalariados.

Como parte de las medidas en práctica, sobresale el arrendamiento de locales y áreas en diversas actividades, de forma gradual, para trabajadores de las empresas de Servicios Personales, Técnicos y del Hogar de La Habana y otras provincias, prólogo de una posterior ampliación.

Entre las actividades contempladas figuran carpintería, tapicería, cerrajería, fotografía, joyería, relojería, reparación de calzados, colchones y de equipos eléctricos y electrónicos.

También se ampliaron las opciones para el desempeño de los elaboradores vendedores de alimentos y bebidas, arrendadores de viviendas, torneros, limpiabotas, operadores de compresor de aire, poncheros, reparadores de bicicletas, cristaleros, transportistas de pasajeros o cargas.

En los últimos meses, se incluyeron las actividades de granitero, agente de seguro y organizador de servicios integrales para fiestas de 15 años y bodas; carretillero o vendedor ambulante de productos agrícolas.

Desde hace un año se autorizó de manera definitiva el alquiler de aquellas unidades de barbería, peluquería y manicura que poseen de uno a tres sillones, luego de que desde abril de 2010 comenzó a experimentarse esta práctica en varios territorios del país.

Todo este panorama de cambios se reforzará con el arrendamiento de locales dedicados a la gastronomía, la flexibilización adicional de las relaciones de pagos al sector privado por las empresas estatales y unidades presupuestadas y el otorgamiento de licencias para el ejercicio de nuevas actividades.

En torno al vital tema de la producción de alimentos del agro, se eliminaron trabas al funcionamiento y gestión de las Unidades Básicas de Producción Cooperativa (UBPC), a partir de un Reglamento General, que regirá el desempeño de estas.

El documento se inserta entre las medidas aprobadas recientemente por el Comité Ejecutivo del Consejo de Ministros, para garantizar a esas formas de producción, entre otros beneficios, la autonomía estipulada por el Decreto Ley 142, de 1993 (fundacional).

Ese Reglamento autoriza a las UBPC la venta de producciones y la prestación de servicios a personas naturales y jurídicas, luego de cumplir sus contratos con el Estado.

La nueva política hacia esas unidades productivas incluye un tratamiento financiero que les permitirá, acorde con sus esfuerzos, estimular la producción y liquidar a mediano plazo su endeudamiento bancario, fiscal y con el sector empresarial.

Los cambios en el sector incluyen la autorización -a todas las formas productivas del país- de la venta directa al turismo de renglones agrícolas no industrializados.

Esta venta se realizará sin necesidad de que las Cooperativas de Producción Agropecuarias, las de Créditos y Servicios, las Unidades Básicas de Producción Cooperativa y las empresas estatales con organopónicos tengan que comercializar sus productos a través de una entidad estatal.

Se trata de normativas encaminadas a simplificar los vínculos producción primaria – consumidor final, desarrollar mecanismos de abastecimiento a las entidades turísticas, que permitan aprovechar mejor las potencialidades de todas las formas productivas a escala local y sustituir importaciones.

Las nuevas regulaciones no implican que la forma de venta directa sustituya a la ya existente; es una opción adicional, a fin de alcanzar mayor dinamismo, variedad y calidad en el suministro de productos al turismo, reducir gastos de transportación y mermas.

En este contexto, es menester destacar que la aplicación del reciente Decreto Ley 300, que amplía la cota máxima de tierra por entregar, hasta 67,10 hectáreas (cinco caballerías), con la condición de que sea productiva y se cumplan las disposiciones legales correspondientes.

Esa normativa posibilitará incrementar los rendimientos productivos, usar mejor la tierra, aumentar los volúmenes de renglones alimentarios en los mercados y, por ende, debe de contribuir a la disminución de los precios, un anhelo generalizado de los consumidores.

Todos estos cambios y los que vendrán, no responden a recetas neoliberales dictadas por el FMI, ni van dirigidos al salvataje de los ricos a costa de los pobres, al estilo de la experiencia europea, sino expresan la puesta en práctica de los Lineamientos, los cuales resultaron de uno de los ejercicios democráticos más amplios y profundos que haya llevado a cabo la Revolución.

Sobre el tema, el General de Ejército Raúl Castro, Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, dijo en la clausura de la más reciente sesión del Parlamento:

“Valoramos que la actualización del modelo económico cubano, tras las medidas iniciales de supresión de prohibiciones y otras trabas para el desarrollo de las fuerzas productivas, marcha con paso seguro y se empieza a adentrar en cuestiones de mayor alcance, complejidad y profundidad, partiendo de la premisa de que todo lo que hagamos va dirigido a la preservación y desarrollo en Cuba de una sociedad socialista sustentable y próspera, única garantía de la independencia y soberanía nacional conquistadas por generaciones de compatriotas en más de 144 años de lucha.”

Be Sociable, Share!

Category: Sin categoría

Leave a Reply